La pobreza no es inevitable: lo que podemos hacer ahora para cambiar las cosas

La pobreza no es inevitable: lo que podemos hacer ahora para cambiar las cosas

Tener personas pobres en el país más rico del mundo es una opción. Tenemos el dinero para resolver esto. ¿Pero tenemos la voluntad?

La desigualdad y la pobreza son temas candentes, no solo en los Estados Unidos sino también en todo el mundo. Desde los primeros 1980, ha habido una subclase cada vez mayor en Estados Unidos. Al mismo tiempo, una clase mucho más pequeña, ahora llamada superrich, construyó su riqueza a niveles de opulencia no vistos desde el Luis XVI de Francia. A pesar de esto, la desigualdad resultante pasó casi desapercibida.

Cuando la Gran Recesión de 2008 golpeó, y la división entre los muy ricos y el resto de nosotros se enfocó, varias personas y grupos, incluido el movimiento Ocupar, comenzaron a insistir más públicamente en que imponemos impuestos sobre la riqueza. Pero aún así, ayudar a los pobres ha sido sobre todo una discusión sobre los flecos. Por fin, los términos del debate público han cambiado, porque la desigualdad y la pobreza ahora se debaten regularmente en los medios de comunicación principales y en todo el espectro político, no solo por el trabajo, por la izquierda y por otros que imaginan una nueva economía.

El economista francés Thomas Piketty inserta un tema tan controvertido en el discurso principal. Su tomo de 700, El capital en el siglo XXI, sorprendió a todos este año cuando lo hizo The New York Times La lista de libros más vendidos y las librerías se encontraron economía Libro para legiones de lectores ansiosos.

Piketty realizó búsquedas exhaustivas de registros de impuestos de Gran Bretaña, Francia y los Estados Unidos, que se remontan al siglo 18 en Francia. Usando sofisticados modelos y análisis computarizados, el profesor de la Escuela de Economía de París confunde una suposición largamente sostenida: que los ingresos provenientes de los salarios tenderán a crecer aproximadamente a la misma tasa que la riqueza, y en su lugar presentan un caso convincente que, con el tiempo, El aparato del capitalismo hace crecer la riqueza más rápido que los salarios. Resultado: la desigualdad entre los ricos y todos los demás se ampliará cada vez más rápido; y, sin impuestos progresivos, sus datos muestran que volveremos a niveles de desigualdad que no se han visto desde la era dorada de Estados Unidos.

Piketty, no marxista, dice que la solución está en un impuesto "confiscatorio" sobre la riqueza: los salarios impositivos de más de $ 500,000 en 80 por ciento en todo el mundo, y la riqueza fiscal en 15 por ciento en todo el mundo. Todos los años.

A menos que podamos revertir las tendencias de desigualdad de los últimos años de 35, dice Piketty, el caos social posterior eventualmente destruirá la democracia. Desafortunadamente, ni siquiera Piketty ve muchas posibilidades de que todas las naciones de la Tierra promulguen simultáneamente sus planes de impuestos.


Obtenga lo último de InnerSelf


Pero al menos provocó una discusión generalizada. Y, afortunadamente, otros han estado profundizando, reflexionando sobre las mismas preguntas, y tienen algunas ideas prácticas y alcanzables para revertir las tendencias de la pobreza y la desigualdad.

Investigación

El ganador del premio Pulitizer, Hedrick Smith, es autor de un editor de páginas llamado ¿Quién robó el sueño americano? A pesar de su título de whodunnit, Smith revela a los delincuentes mucho antes de que termines el libro. La primera el New York Times el reportero usa datos e historias de la vida real para construir un caso en contra de los CEOs estadounidenses y los políticos que cumplen sus órdenes.

nivel de pobreza2Entre 1945 y 1973, señala Smith, la productividad de los trabajadores estadounidenses creció en un 96 por ciento, y fueron recompensados ​​con un aumento del 94 en sus salarios. Entre 1973 y 2011, años en que se produjo un colapso de la clase media, la productividad de los trabajadores de los Estados Unidos creció en un 80 por ciento, aunque esos empleados cada vez más productivos vieron solo un aumento del 10 en sus salarios. Millones que crearon esa riqueza fueron empujados a la pobreza oa su precipicio, mientras que aquellos que desean un sistema económico neomedieval transfirieron miles de millones en ganancias, generadas por ese trabajo, hacia arriba para ellos mismos.

Gar Alperovitz es profesor de economía política en la Universidad de Maryland. Al igual que Smith, Alperovitz hace una pregunta con el título de su libro: ¿Entonces, qué debemos hacer? Para ser más precisos, podría haberlo llamado "Esto es lo que ya estamos haciendo", para crear modelos nuevos que puedan inspirar una nueva economía.

Lo que hace que las ideas de Alperovitz sean valiosas es que no solo presenta una serie de alternativas que ya mantienen a la gente de la pobreza, sino que también podemos construir soluciones para crear estrategias que, con el tiempo, podrían reemplazar al capitalismo corporativo.

nivel de pobreza

Y reemplazar el capitalismo ya no es descabellado. En 2013, Alperovitz fue invitado a dirigirse a la Academy of Management, un grupo formado en su mayoría por asesores empresariales y profesores de escuelas de negocios con miembros de 20,000 en todo el mundo, "y todo el enfoque de la reunión fue: ¿Ha terminado el capitalismo? ¿Vamos? ", señaló Alperovitz durante una conversación prolongada. "Incluso estas personas ahora están abiertas a nuevas ideas".

Smith hace un punto similar. El sistema estadounidense ahora está tan roto que incluso algunos líderes corporativos están pidiendo un "Plan Marshall nacional" para reparar nuestra economía. Desde su pensamiento y otros, él presenta una propuesta para reclamar el sueño americano.

Comenta, dice, al crear una asociación público-privada para generar 5 millones de nuevos empleos que reconstruyen la infraestructura: puentes, carreteras y corredores ferroviarios. Aumentar la inversión del gobierno en investigación científica y de alta tecnología para impulsar la innovación en los EE. UU.

Hacer que el impuesto sobre la renta sea más justo, lo que disminuirá la desigualdad, luego corregirá la estructura impositiva corporativa para que promueva los empleos estadounidenses y reduzca la externalización. Al mismo tiempo, obligue a China a cumplir con los principios comerciales éticos, ya que eso generaría hasta 4 millones de empleos en los EE. UU.

Podemos reducir el presupuesto del Pentágono en $ 1 trillón, no mucho más que 10 por ciento del gasto militar anual, durante la próxima década, dice Smith, e inyectar el dinero en este Plan Marshall nacional. También deberíamos refinanciar millones de hogares ahora "bajo el agua" y fortalecer programas de redes de seguridad como el Seguro Social y Medicare.

La mala noticia: gran parte de este nuevo Plan Marshall depende de la acción del Congreso, donde tales ideas tienen pocas posibilidades, siempre y cuando el estancamiento actual prevalezca.

"Cambiar la dirección de Estados Unidos no será fácil", dice Smith. "Ocurrirá solo si hay un populista, una oleada popular que lo demanda, como los movimientos masivos de los 1960 y los 1970".

Nuestro sistema político está tan roto como nuestro sistema económico. Pero los estadounidenses podrían movilizarse para reformar la política electoral y reducir la influencia del dinero en las elecciones. Y para aquellos que están desencantados con el gobierno, Smith recomienda que echen un vistazo a lo bien que está funcionando para la superclase financiera activa y movilizada.

Mientras tanto

nivel de pobreza1Mientras trabajamos en la movilización para recuperar nuestra democracia, podemos comenzar desde abajo hacia arriba para "democratizar la riqueza", como Piketty y Alperovitz dicen que debemos hacer. Alperovitz pone menos fe en las instituciones de arriba hacia abajo que Smith (el subtítulo de ¿Entonces qué haremos? is Charla directa sobre la próxima revolución americana ). Expone soluciones de abajo a arriba que ya están en práctica en todo Estados Unidos y que ofrecen alternativas superiores al status quo. Aquí hay una muestra:

Propiedad del trabajador

No son solo pequeñas startups y cooperativas. Alperovitz apunta a la compañía clasificada 48 en el Forbes lista de las compañías privadas más grandes de EE. UU .: Hy-Vee, una cadena de supermercados del Medio Oeste que actualmente tiene más empleados que 69,000 y más de $ 8 mil millones en ventas, es propiedad de los empleados a través de un programa de participación en los beneficios. WL Gore & Associates, fabricantes de Gore-Tex, ha sido propiedad desde 1974 por sus trabajadores, actualmente más que 10,000 en los países 30, generando ingresos anuales de aproximadamente $ 3 billones.

Ya, algunas compañías 11,000 que emplean a 10.3 millones de personas operan bajo dichos planes de propiedad de acciones de empleados, y se forman más regularmente.

Empresas sociales

Pioneer Human Services, en Seattle, es un ejemplo de libro de texto de este modelo, una forma de propiedad democratizada que utiliza el dinero que gana, así como las empresas que crea para lograr propósitos sociales más amplios. Según Alperovitz, una gran parte del presupuesto anual de $ 67 millones de Pioneer proviene de las empresas que creó. La organización produce miles de piezas mecanizadas para Boeing, abastece más que las comidas 1,500 al día para hospitales y otras instalaciones, y emplea a casi 1,000 personas generalmente clasificadas como discapacitadas o desempleadas. Pioneer es solo una de muchas de estas empresas sociales que hacen bien y democratizan la riqueza.

Cooperativas tradicionales

Alperovitz dice que más de 130 millones de estadounidenses, más del 40 por ciento de la población, pertenecen a una o más cooperativas. No solo cooperativas de alimentos sino también cooperativas agrícolas, eléctricas, cooperativas de seguros, cooperativas minoristas (como REI) y cooperativas propiedad de minoristas (como ACE Hardware), cooperativas de atención médica. operaciones, cooperativas de la industria de alta tecnología, cooperativas de artistas y cooperativas de crédito. La Alianza para Desarrollar el Poder, en el oeste de Massachusetts, ha desarrollado lo que Alperovitz denomina una "economía comunitaria" de $ 80 millones de cooperativas de vivienda y otras empresas controladas de forma cooperativa.

Corporaciones de Desarrollo Comunitario

Casi 5,000 tales organizaciones ahora operan en ciudades más grandes de los Estados Unidos. Estas incuban principalmente pequeñas empresas y desarrollan viviendas de bajos ingresos. En Newark, dice Alperovitz, la New Community Corporation emplea a cerca de los residentes del vecindario 600, administra las unidades de vivienda 2,000 y ha acumulado $ 500 millones en activos. Las ganancias de sus negocios, que incluyen un centro comercial, ayudan a apoyar los programas de guardería y después de la escuela y un asilo de ancianos.

Fideicomisos de tierras

Cientos de estos existen hoy, tanto urbanos como rurales. Al sacar tierras del mercado especulativo y democratizar la propiedad, estas organizaciones sin fines de lucro evitan la gentrificación y apoyan las viviendas de ingresos bajos y moderados con beneficios de desarrollo. Por 2012, dice Alperovitz, los fideicomisos de tierras de 255 operaban en los estados de 45 y en el Distrito de Columbia.

Empresas propiedad del gobierno y operadas

Hoy en día, más del 50 por ciento de las ciudades más grandes que 100,000 están haciendo inversiones de capital municipal en negocios locales. Ahora es el momento, dice Alperovitz, de expandir estas inversiones a cooperativas, empresas propiedad de los empleados, empresas sociales y desarrollo de tierras sin fines de lucro. "Si se va a tomar en serio el cambio sistémico, no solo los 'proyectos', en última instancia, tendrá que considerar lo que hace el gobierno", dice, "y cómo puede usarse para promover la visión y el modelo. Tú afirmas ".

Ya están ocurriendo formas de esto desde Cleveland a San Diego. Uno de los primeros fue Boston, que en 1976 renovó el histórico Fanueil Hall, transformándolo en Faneuil Hall Marketplace, un centro comercial en el centro con tiendas 49, restaurantes y bares 18 y carros 44. En lugar de entregar las cosas a su socio de empresa conjunta, Rouse Company, la ciudad mantuvo la propiedad bajo propiedad municipal y tomó las ganancias en lugar de los impuestos de propiedad de Rouse. La estrategia le dio a la ciudad 40 un porcentaje más de ingresos que habría recaudado en impuestos.

Otro ejemplo: cada vez más ciudades construyen, y son dueños de hoteles, y utilizan las ganancias para apuntalar sus presupuestos demacrados. Dallas, Texas, no conocido por el colectivismo de izquierda, abrió el 500 millón de propiedad de la ciudad, 23-story, 1001-room Omni Dallas Hotel en 2011.

Transformar los bancos demasiado grandes para quebrar

"Construir de abajo hacia arriba, a lo largo del tiempo, es realmente cómo transforma los sistemas".

Transformar bancos demasiado grandes para quebrar y otras corporaciones privadas que se tambalean por insolvencia, en servicios públicos. La próxima vez que las estafas de riesgo del Banco de América amenacen con implosionar la economía mundial, Alperovitz dice que deberíamos rescatar al banco y asumir la propiedad pública de la corporación. Si esa idea parece radical, surgió de los economistas militantes conservadores de la Escuela de Economía de Chicago durante la Gran Depresión.

"Cada industria debe ser efectivamente competitiva o socializada", escribió Harry C. Simon, uno de los pensadores más respetados de la escuela. Simon y siete de sus colegas conservadores propusieron un "Plan de Chicago" que exigía la propiedad pública de los Bancos de la Reserva Federal, nacionalizando la creación de dinero y convirtiendo a los bancos privados en asociaciones altamente restringidas de ahorro y préstamo.

O, en la versión del siglo 21st de Alperovitz, “Llévelos; convertirlos en servicios públicos ".

Necesidad de estrategia

Ahora existen muchas otras ideas para democratizar la riqueza, todas las cuales pueden comenzar en pequeña escala y hasta convertirse en grandes empresas, incluso nacionales, que proporcionan empleos bien remunerados. Pero, advierte Alperovitz, “lo que no ha sucedido todavía es que las personas no han visto este cambio de manera estratégica; están principalmente desarrollando 'proyectos', y creo que el próximo nivel será cuando las personas comiencen a darse cuenta de que esta podría ser una estrategia poderosa, no solo para construir un movimiento, sino para construir un poder político ".

De momento las corporaciones “ciertamente tienen el poder. Pero soy un historiador; Creo que en décadas ", dice," no meses. El poder viene y se va. Podría llevar 20, incluso 50 años ", y agregó que ante tanto dinero y poder corporativo" podría no ser posible cambiar el sistema.

"O", agrega, después de una pausa perfectamente sincronizada, "como en el caso de poner fin al apartheid; como en el caso de la revolución americana; como en el caso de la revolución francesa; Como en el caso de la revolución de las mujeres. como en el caso de la caída del comunismo: construir de abajo hacia arriba, a lo largo del tiempo, es en realidad cómo se transforman los sistemas ".

nivel de pobreza3

Este artículo apareció originalmente en ¡SÍ! Revista


APatton Deancombate el Autor

Dean Paton escribió este artículo para El fin de la pobreza, el problema de Fall 2014 de ¡SÍ! Revista. Dean es editor ejecutivo de YES! Revista.


Libros recomendados:

El capital en el siglo XXI
por Thomas Piketty. (Traducido por Arthur Goldhammer)

Capital en el siglo XXI encuadernado en rústica por Thomas Piketty.In Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty analiza una colección única de datos de veinte países, que datan del siglo XVIII, para descubrir patrones económicos y sociales clave. Pero las tendencias económicas no son actos de Dios. La acción política ha frenado las peligrosas desigualdades en el pasado, dice Thomas Piketty, y puede volver a hacerlo. Una obra de extraordinaria ambición, originalidad y rigor, El capital en el siglo XXI reorienta nuestra comprensión de la historia económica y nos confronta con lecciones aleccionadoras para hoy. Sus hallazgos transformarán el debate y establecerán la agenda para la próxima generación de pensamiento sobre la riqueza y la desigualdad.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


¿Qué debemos hacer entonces ?: Conversación directa sobre la próxima revolución estadounidense
por Gar Alperovitz

¿Qué debemos hacer entonces ?: Charla directa sobre la próxima revolución estadounidense por Gar AlperovitzIn ¿Entonces, qué debemos hacer? Gar Alperovitz le habla directamente al lector acerca de dónde nos encontramos en la historia, por qué es el momento adecuado para que un movimiento de nueva economía se una, lo que significa construir un nuevo sistema para reemplazar al que se desmorona, y cómo podríamos comenzar. También sugiere cómo se vería el próximo sistema, y ​​dónde podemos ver sus contornos, como una imagen que emerge lentamente en las bandejas en desarrollo del cuarto oscuro de un fotógrafo, que ya está tomando forma. Él propone un posible sistema posterior que no sea el capitalismo corporativo, ni el socialismo de estado, sino algo totalmente distinto, y algo enteramente estadounidense.

Haga clic aquí para más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


enafarzh-CNzh-TWnltlfifrdehiiditjakomsnofaptruessvtrvi

seguir a InnerSelf en

facebook-icontwitter-iconrss-icon

Obtenga lo último por correo electrónico

{Off} = emailcloak