Es hora de repensar a medida que los precios de los fertilizantes se disparan

por qué la agricultura sostenible 6 19 Un agricultor esparce fertilizante en un campo en el condado de Berks, Pensilvania. Harold Hoch/MediaNews Group/Reading Eagle a través de Getty Images

Los agricultores están haciendo frente a un crisis de fertilizantes provocada por el aumento de los precios de los combustibles fósiles y la consolidación de la industria. El precio del fertilizante sintético tiene más de duplicado desde 2021, causando gran estrés en el campo.

Esta crisis es particularmente dura para quienes cultivan maíz, que representa la mitad del uso de fertilizantes nitrogenados en los Estados Unidos. La Asociación Nacional de Cultivadores de Maíz predice que sus miembros gastar un 80% más en 2022 en fertilizantes sintéticos que en 2021. Un estudio reciente estima que, en promedio, esto representará US$128,000 en costos adicionales por finca.

En respuesta, la administración Biden anunció un nuevo programa de subvenciones el 11 de marzo de 2022, “para apoyar fertilizantes innovadores fabricados en Estados Unidos para brindar a los agricultores estadounidenses más opciones en el mercado”. El Departamento de Agricultura de EE.UU. invertirá 500 millones de dólares tratar de reducir los costos de los fertilizantes aumentando la producción. Pero dado que probablemente no sea suficiente dinero para construir nuevas plantas de fertilizantes, no está claro cómo se gastará el dinero.

Yo dirijo el Centro Swette para Sistemas Alimentarios Sostenibles en la Universidad Estatal de Arizona y he ocupado altos cargos en el USDA, incluido el de subsecretario de agricultura de 2009 a 2013. En mi opinión, producir más fertilizantes sintéticos no debería ser la única respuesta a este serio desafío. EE. UU. también debería brindar apoyo a las soluciones basadas en la naturaleza, incluidas las prácticas agrícolas que ayudan a los agricultores a reducir o renunciar a los fertilizantes sintéticos y los productos biológicos que sustituyen a los insumos químicos más agresivos.

Los guisantes, los frijoles y el trébol agregan nitrógeno al suelo de forma natural y pueden complementar o sustituir el fertilizante nitrogenado sintético.

Demasiado fertilizante en los lugares equivocados

Todas las plantas necesitan nutrientes para crecer, especialmente los "tres grandes" macronutrientes: nitrógeno, fósforo y potasio. Los agricultores pueden fertilizar sus campos plantando cultivos que añaden nitrógeno al suelo de forma natural o aplicando estiércol animal y compost al suelo.

Sin embargo, desde la Segunda Guerra Mundial, los agricultores se han basado principalmente en fertilizantes sintéticos fabricados que contienen diversas proporciones de nitrógeno, fósforo y potasio, junto con nutrientes secundarios y micronutrientes. Ese cambio ocurrió porque los fabricantes produjeron grandes cantidades de nitrato de amonio, el ingrediente principal de los explosivos, durante la guerra; cuando terminó el conflicto, ellos cambió a hacer fertilizante nitrogenado.

Los fertilizantes sintéticos han mejorado mucho el rendimiento de los cultivos y se les atribuye, con razón, ayudando a alimentar al mundo. Pero ellos no se utilizan uniformemente en todo el mundo. En regiones pobres como el África subsahariana, se dispone de muy pocos fertilizantes. En las áreas más ricas, la abundancia de fertilizantes sintéticos ha contribuido a la sobreaplicación y graves daño ambiental.

El exceso de fertilizante se lava de los campos durante las tormentas y corre hacia los ríos y lagos. Allí, fertiliza enormes floraciones de algas que mueren y se descomponen, agotando el oxígeno en el agua y creando “zonas muertas” que no pueden albergar peces u otra vida acuática. Este proceso, eutrofización, es un problema importante en el Grandes Lagos, la Chesapeake Bay, la Golfo de México y muchos otros cuerpos de agua de EE. UU..


 Obtenga lo último por correo electrónico

Revista semanal Daily Inspiration

El exceso de nitrógeno también puede contaminar el agua potable y amenazar la salud humana. Y los fertilizantes, ya sean de origen animal o sintéticos, son una fuente importante de Óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero.

por qué la agricultura sostenible2 6 19 La escorrentía pesada de nutrientes de las tierras de cultivo produce floraciones crónicas de algas en el lago Erie, el Gran Lago más pequeño por volumen. NOAA

¿Qué está causando la crisis?

Una de las razones por las que los precios de los fertilizantes estadounidenses se han disparado es que los agricultores están obligados a importar. COVID-19 interrumpió las cadenas de suministro, especialmente de China, un importante productor de fertilizantes. Y la guerra en Ucrania ha cortado el acceso a potasa, una importante fuente de potasio, de Rusia y Bielorrusia.

Otro factor es que la industria de los fertilizantes está muy concentrado. Hay poca competencia, por lo que los agricultores no tienen más remedio que comprar fertilizante al precio de mercado. Varios fiscales generales de los estados de EE. UU. han pedido a los economistas que estudien prácticas anticompetitivas en la industria de los fertilizantes.

El USDA está buscando información sobre Inquietudes sobre la competencia y la cadena de suministro en los mercados de fertilizantes con una fecha límite para comentarios públicos del 15 de junio de 2022. Pero de las 66 preguntas específicas que el departamento planteó con esta solicitud, solo una aborda lo que creo que es el tema clave: "¿Cómo podría el USDA apoyar mejor los modos de producción que dependen menos de fertilizantes, o apoyar el acceso a mercados que pueden pagar una prima por productos que dependen de menos fertilizantes?”

Repensar cómo hacer crecer los cultivos

Veo una oportunidad para que la administración Biden dé una nueva mirada a los productos biológicos como sustitutos de los fertilizantes sintéticos. Esta categoría incluye biofertilizantes y bionutrientes – materiales naturales que proporcionan nutrición a los cultivos. Los ejemplos incluyen microorganismos que extraen nitrógeno del aire y lo convierten en formas que las plantas pueden usar, y fertilizantes convertidos a partir de estiércol, alimentos y otros desechos de plantas y madera.

Otra categoría, bioestimulantes, comprende materiales naturales que mejoran la absorción de nutrientes de las plantas, reducen el estrés de los cultivos y aumentan el crecimiento y la calidad de los cultivos. Los ejemplos incluyen algas y otros extractos de plantas, microorganismos y ácidos húmicos – Moléculas complejas producidas naturalmente en el suelo cuando la materia orgánica se descompone.

En el pasado, los críticos descartaron productos naturales como estos como “aceite de serpiente”, con poca evidencia científica para demostrar que funcionaron. Ahora, sin embargo, la mayoría de los expertos creen que mientras queda mucho por aprender, los biofertilizantes actuales “ofrecen un enorme potencial en términos de prácticas de manejo de cultivos nuevas y más sostenibles."

Los estudios han demostrado muchos beneficios de estos productos. Incluyen menos necesidad de fertilizante, mayores rendimientos de cultivos, mejora de la salud del suelo y menos emisiones de carbono.

Grandes empresas de fertilizantes sintéticos como Mosaic, OCP y Nutrien están distribuyendo, adquiriendo o invirtiendo en estas tecnologías biológicas. El gigante de la agroindustria Bayer ha se asoció con Ginkgo Bioworks en una empresa conjunta denominada Joyn cuya misión es crear “productos biológicos agrícolas sostenibles para la protección de cultivos y la fertilidad que cumplan o superen el rendimiento de sus contrapartes químicas.

Ofreciendo más opciones

Agricultores estadounidenses en pánico que enfrentan precios de fertilizantes abrumadores están buscando opciones. En comentarios públicos sobre la iniciativa de fertilizantes del USDA, el Asociación de Productores de Maíz de Illinois instaron al departamento a investigar por qué los agricultores aplican fertilizantes a niveles más altos de lo necesario, mientras que otros notaron una escasez de agrónomos suficientemente capacitados para guiar a los agricultores sobre la mejor manera de fertilizar sus cultivos de manera sostenible.

Creo que ahora es un momento oportuno para que el USDA ofrezca incentivos para adoptar productos biológicos, así como prácticas que los agricultores orgánicos usan para reemplazar los fertilizantes sintéticos, como la rotación de cultivos, compostaje y criando cultivos y ganado juntos. Un primer paso sería desplegar técnicos que puedan asesorar a los agricultores sobre prácticas sostenibles y productos biológicos. El departamento anunció recientemente una nueva iniciativa de $300 millones para ayudar a los agricultores a hacer la transición a la producción orgánica; esta es la idea correcta, pero se necesita más ayuda.

La agencia también podría proporcionar pagos únicos a los agricultores a cambio de reducir el uso de fertilizantes sintéticos, lo que ayudaría a compensarlos a medida que cambian sus métodos de producción. A más largo plazo, creo que el USDA debería desarrollar nuevas herramientas de seguro de cosechas para proteger a los agricultores de los riesgos de la transición a opciones más sostenibles. En mi opinión, este tipo de respuesta amplia produciría más valor que un enfoque de statu quo financiado por los contribuyentes para los fertilizantes sintéticos.

Sobre el Autor

La conversaciónKathleen Merrigan, Director Ejecutivo, Centro Swette para Sistemas Alimentarios Sostenibles, Universidad Estatal de Arizona

Este artículo se republica de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el articulo original.

Libros recomendados:

El capital en el siglo XXI
por Thomas Piketty. (Traducido por Arthur Goldhammer)

Capital en el siglo XXI encuadernado en rústica por Thomas Piketty.In Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty analiza una colección única de datos de veinte países, que datan del siglo XVIII, para descubrir patrones económicos y sociales clave. Pero las tendencias económicas no son actos de Dios. La acción política ha frenado las peligrosas desigualdades en el pasado, dice Thomas Piketty, y puede volver a hacerlo. Una obra de extraordinaria ambición, originalidad y rigor, El capital en el siglo XXI reorienta nuestra comprensión de la historia económica y nos confronta con lecciones aleccionadoras para hoy. Sus hallazgos transformarán el debate y establecerán la agenda para la próxima generación de pensamiento sobre la riqueza y la desigualdad.

Haga click aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza
por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.

La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.¿Cuál es la naturaleza vale la pena? La respuesta a esta pregunta, que tradicionalmente se ha enmarcado en términos ambientales, está revolucionando la forma de hacer negocios. En El Tesoro de la naturaleza, Mark Tercek, CEO de The Nature Conservancy y ex banquero de inversiones, y el escritor científico Jonathan Adams argumentan que la naturaleza no solo es la base del bienestar humano, sino también la inversión comercial más inteligente que cualquier empresa o gobierno puede hacer. Los bosques, las llanuras de inundación y los arrecifes de ostras, a menudo vistos simplemente como materias primas o como obstáculos a despejar en nombre del progreso, son, de hecho, tan importantes para nuestra prosperidad futura como la tecnología o la ley o la innovación empresarial. El Tesoro de la naturaleza ofrece una guía esencial para el bienestar económico y ambiental del mundo.

Haga click aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


Más allá de la indignación: ¿Qué ha ido mal en nuestra economía y nuestra democracia, y cómo solucionarlo -- Robert B. Reich

Más allá de la indignaciónEn este oportuno libro, Robert B. Reich sostiene que nada bueno sucede en Washington a menos que los ciudadanos estén energizadas y organizados para asegurarse de que los actos de Washington, en el bien público. El primer paso es ver el panorama completo. Más allá de la indignación conecta los puntos, demostrando por qué la proporción cada vez mayor de la renta y de la riqueza va a la parte superior ha afectado empleo y crecimiento para todos los demás, lo que socava nuestra democracia; causado a los estadounidenses a ser cada vez más cínica de la vida pública, y resultó que muchos estadounidenses contra otros. También explica por qué las propuestas del "derecho regresivo" está totalmente equivocado y proporciona una hoja de ruta clara de lo que debe hacerse en su lugar. He aquí un plan de acción para todo el mundo que se preocupa por el futuro de América.

Haga click aquí para más información o para solicitar este libro en Amazon.


Esto lo cambia todo: Ocupe Wall Street y el 99% Movement
por Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.

Esto lo cambia todo: ¡Ocupe Wall Street y el 99% Movement de Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.Esto lo cambia todo muestra cómo el movimiento Ocupar está cambiando la forma en que las personas se ven a sí mismas y al mundo, el tipo de sociedad que creen que es posible y su propia participación en la creación de una sociedad que funcione para 99% en lugar de solo 1%. Los intentos de encasillar este movimiento descentralizado y de rápida evolución han llevado a la confusión y la percepción errónea. En este volumen, los editores de ¡SÍ! Revista Reunir voces de dentro y fuera de las protestas para transmitir los problemas, las posibilidades y las personalidades asociadas con el movimiento Occupy Wall Street. Este libro presenta contribuciones de Naomi Klein, David Korten, Rebecca Solnit, Ralph Nader y otros, así como activistas de Occupy que estuvieron allí desde el principio.

Haga click aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.



También te puede interesar

Nuevas Actitudes - Nuevas posibilidades

InnerSelf.comImpactoClimáticoNoticias.com | InnerPower.net
MightyNatural.com | WholisticPolitics.com | InnerSelf Mercado
Copyright © 1985 - 2021 innerself Publicaciones. Todos los derechos reservados.