Lo que la economía de EE. UU. Puede aprender del modelo nórdico

Lo que la economía de EE. UU. Puede aprender del modelo nórdico
La planta de Torslanda Works en Torslanda, Suecia, es una de las mayores instalaciones de producción de Volvo. Foto de Anna Mutter / Fotogloria / Universal Images Group / Getty Images

La crisis de los opioides en Estados Unidos se ha estado desarrollando durante años y no muestra signos de detenerse. A medida que buscamos soluciones, podemos hacer más que regular a las compañías farmacéuticas. Una nueva investigación proporciona la pista: podemos abordar la causa raíz de las muertes por opioides mientras creamos una economía más verde y más justa.

Un nuevo estudio de la Universidad de Pennsylvania reportado por The Washington Post en diciembre de 2019 muestra que opioide sobredosis se disparó en las comunidades donde las fábricas de automóviles han cerrado. Según Atheendar Venkataramani, autor principal del estudio y profesor de la Facultad de Medicina Perelman de la universidad, la inestabilidad económica puede afectar el bienestar mental de las personas y aumentar el riesgo de abuso de sustancias.

"Nuestros hallazgos confirman la intuición general de que la disminución de las oportunidades económicas puede haber jugado un papel importante en la conducción de la crisis de opioides", escribió Venkataramani.

El nuevo hallazgo plantea un desafío severo. Nuestros corazones pueden estar con las personas y familias atrapadas en esta tragedia. Pero, ¿cómo podemos enfrentar una crisis de salud pública arraigada en la economía moderna? ¿No son los cierres de fábricas el resultado de la globalización y el cambio tecnológico acelerado? ¿Qué podemos hacer al respecto? eso?

Dinamarca, Noruega y Suecia tienen políticas económicas muy exitosas que reducen la adicción y el suicidio.

Encontré buenas noticias al investigar algunos países pequeños que están aún más a merced de las fuerzas del mercado global que nosotros: Dinamarca, Noruega y Suecia. Estos países tienen políticas económicas muy exitosas que reducen la adicción y el suicidio.. Aunque es difícil de creer teniendo en cuenta que los nórdicos viven durante largos y oscuros inviernos, incluso encabezan las listas como "los pueblos más felices del mundo". ¿Cómo hacen esto?

Hace un siglo tenían problemas económicos que les hicieron sufrir una hemorragia a su propia gente, y los escandinavos huyeron a Canadá y Estados Unidos. Los que se quedaron decidieron innovar a lo grande. Intentaron lo que los empresarios de hoy podrían llamar "destrucción creativa", reorganizando sus economías para poner a las personas primero. Los extraños que miran las innovaciones escandinavas como "experimentos de laboratorio" pueden encontrar ideas que podamos usar.


Obtenga lo último de InnerSelf


Dinamarca, Suecia y Noruega eligieron en los años veinte y treinta para inventar un modelo económico alternativo que priorizara el bienestar de las personas, en lugar del bienestar del capital; los economistas lo llaman "el modelo nórdico".

La idea era que si las familias trabajadoras de un país estuvieran respaldadas por atención médica asegurada, educación gratuita, buenas viviendas asequibles y cuidado de niños, entornos saludables, tiempo libre y seguridad laboral, serían trabajadores productivos. El dinero para pagar esta inversión provendría de aquellos con mucho más dinero del que necesitaban.

El resultado fue prosperidad compartida.

En muchos indicadores económicos, las democracias sociales nórdicas superaron a los países que se adhirieron a un enfoque capitalista de libre mercado. Lejos del estereotipo de convertirse en "niñeras", los nórdicos han tenido una mayor participación en la fuerza laboral que los Estados Unidos y una mayor productividad laboral; Noruega incluso tiene más nuevas empresas per cápita que los EE. UU.

Si una economía no funciona bien, ¡cámbiela!

Este experimento funcionó para producir una gran cantidad de trabajadores que se pusieron en marcha y que, con altas tasas de sindicalización y abundante apoyo para la educación técnica, se convirtieron en el "ganso que puso el huevo de oro".

Entrevisté a un CEO noruego que me dijo lo contento que está con el sistema: "Puedo contar con que mis trabajadores se presenten cuando prometa cumplir con los plazos, porque somos un equipo y están bien tratados y saben lo que estás haciendo ". Un Inc. Magazine El periodista le preguntó a un CEO noruego que paga aproximadamente la mitad de sus ingresos anuales en impuestos qué pensaba sobre eso. "El sistema tributario es bueno, es justo," él dijo. “Lo que estamos haciendo cuando pagamos impuestos es comprar un producto. Entonces, la pregunta no es cuánto paga por el producto; es la calidad del producto ".

El principio de la seguridad laboral era la roca madre. La formación profesional gratuita y la educación superior mejoraron las habilidades de la fuerza laboral y apoyaron a los trabajadores que querían mudarse a nuevos empleos. Las familias tenían algo con lo que contar y podían planificar su futuro. Los sueños rotos y las sombrías perspectivas de los trabajadores en el Rust Belt de Estados Unidos no aparecieron en Escandinavia.

Sin embargo, en la década de 1980, el mundo también estaba cambiando para Escandinavia. Desarrollo tecnológico y globalización acelerados. Los productos fabricados en otros lugares se volvieron más baratos de lo que los escandinavos podían hacer. Los gobiernos nórdicos se encontraron subsidiando a las industrias locales para evitar el cierre de fábricas. Sí, priorizaban a los trabajadores antes que al capital, como prometía el modelo, pero a un costo creciente para la nación en su conjunto.

Dinamarca fue el primer país en probar algo diferente. Tomando prestado de una idea holandesa y haciéndola más robusta, en la década de 1990, los daneses adoptaron la "flexiguridad". El gobierno ya no subsidiaría una fábrica para mantenerla abierta. Los dueños de las fábricas serían libres de tomar su capital y hacer algo más con él. El nuevo acuerdo de los daneses era que si una fábrica cerraba, el gobierno recibiría apoyo directo para los trabajadores.

La flexiguridad significaba capacitación laboral para otros trabajos, un alto nivel de mantenimiento salarial mientras los trabajadores se capacitaban y buscaban sus nuevos trabajos y apoyo de reubicación si necesitaban mudarse. En otras palabras, incluso para las personas de 50 años, la pérdida del empleo no significaba desempleo permanente por el resto de la vida de los trabajadores. Para muchos trabajadores, significó un nuevo comienzo.

Me recuerda al pensamiento del presidente Franklin Delano Roosevelt en la década de 1930 con su New Deal: si una economía no funciona bien, ¡cámbiela!

Una vez que Dinamarca adoptó la flexiguridad, le siguieron Suecia y Noruega. En 2007, el Consejo de la Unión Europea analizó detenidamente los resultados y recomendó la flexiguridad para todos los países miembros de la UE.

Aunque el New Deal verde, tal como se propuso en 2019, fue visto como una forma de lidiar con la emergencia climática, es lo suficientemente holístico como para ser un posible puente hacia la flexiguridad para los EE. UU. La conclusión es la misma: esperanza para aquellos en riesgo de ser Dejado atrás.

La epidemia de opioides estadounidenses y el aumento de las tasas de suicidio necesitan una respuesta enérgica.

Estados Unidos es mucho más rico que los países nórdicos cuando decidieron reestructurar sus economías. Los escandinavos tenían menos para difundir su visión de la abundancia compartida, pero decidieron pensar en grande y arriesgarse actuando según sus valores más profundos.

¿Podemos ser tan audaces?

Sobre el Autor

George Lakey es profesor retirado en Swarthmore College y activista, sociólogo y escritor desde hace mucho tiempo. Sus libros incluir Cómo ganamos: una guía para la campaña de acción directa no violenta y Economía vikinga: cómo los escandinavos acertaron y cómo podemos hacerlo también.

Este artículo apareció originalmente en ¡SÍ! Revista


Recuerda tu futuro
el 3 de noviembre

Tío Sam estilo Smokey Bear Only You.jpg

Conozca los problemas y lo que está en juego en las elecciones presidenciales de los EE. UU. Del 3 de noviembre de 2020.

¿Demasiado pronto? No apuestes por eso. Las fuerzas están conspirando para evitar que puedas opinar en tu futuro.

Este es el más grande y esta elección puede ser para TODAS las canicas. Apártate a tu propio riesgo.

Solo usted puede prevenir el robo 'futuro'

Siga InnerSelf.com's
"Recuerda tu futuro"cobertura


Libros recomendados:

El capital en el siglo XXI
por Thomas Piketty. (Traducido por Arthur Goldhammer)

Capital en el siglo XXI encuadernado en rústica por Thomas Piketty.In Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty analiza una colección única de datos de veinte países, que datan del siglo XVIII, para descubrir patrones económicos y sociales clave. Pero las tendencias económicas no son actos de Dios. La acción política ha frenado las peligrosas desigualdades en el pasado, dice Thomas Piketty, y puede volver a hacerlo. Una obra de extraordinaria ambición, originalidad y rigor, El capital en el siglo XXI reorienta nuestra comprensión de la historia económica y nos confronta con lecciones aleccionadoras para hoy. Sus hallazgos transformarán el debate y establecerán la agenda para la próxima generación de pensamiento sobre la riqueza y la desigualdad.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza
por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.

La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.¿Cuál es la naturaleza vale la pena? La respuesta a esta pregunta, que tradicionalmente se ha enmarcado en términos ambientales, está revolucionando la forma de hacer negocios. En El Tesoro de la naturaleza, Mark Tercek, CEO de The Nature Conservancy y ex banquero de inversiones, y el escritor científico Jonathan Adams argumentan que la naturaleza no solo es la base del bienestar humano, sino también la inversión comercial más inteligente que cualquier empresa o gobierno puede hacer. Los bosques, las llanuras de inundación y los arrecifes de ostras, a menudo vistos simplemente como materias primas o como obstáculos a despejar en nombre del progreso, son, de hecho, tan importantes para nuestra prosperidad futura como la tecnología o la ley o la innovación empresarial. El Tesoro de la naturaleza ofrece una guía esencial para el bienestar económico y ambiental del mundo.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


Más allá de la indignación: ¿Qué ha ido mal en nuestra economía y nuestra democracia, y cómo solucionarlo -- Robert B. Reich

Más allá de la indignaciónEn este oportuno libro, Robert B. Reich sostiene que nada bueno sucede en Washington a menos que los ciudadanos estén energizadas y organizados para asegurarse de que los actos de Washington, en el bien público. El primer paso es ver el panorama completo. Más allá de la indignación conecta los puntos, demostrando por qué la proporción cada vez mayor de la renta y de la riqueza va a la parte superior ha afectado empleo y crecimiento para todos los demás, lo que socava nuestra democracia; causado a los estadounidenses a ser cada vez más cínica de la vida pública, y resultó que muchos estadounidenses contra otros. También explica por qué las propuestas del "derecho regresivo" está totalmente equivocado y proporciona una hoja de ruta clara de lo que debe hacerse en su lugar. He aquí un plan de acción para todo el mundo que se preocupa por el futuro de América.

Haga clic aquí para más información o para solicitar este libro en Amazon.


Esto lo cambia todo: Ocupe Wall Street y el 99% Movement
por Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.

Esto lo cambia todo: ¡Ocupe Wall Street y el 99% Movement de Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.Esto lo cambia todo muestra cómo el movimiento Ocupar está cambiando la forma en que las personas se ven a sí mismas y al mundo, el tipo de sociedad que creen que es posible y su propia participación en la creación de una sociedad que funcione para 99% en lugar de solo 1%. Los intentos de encasillar este movimiento descentralizado y de rápida evolución han llevado a la confusión y la percepción errónea. En este volumen, los editores de ¡SÍ! Revista Reunir voces de dentro y fuera de las protestas para transmitir los problemas, las posibilidades y las personalidades asociadas con el movimiento Occupy Wall Street. Este libro presenta contribuciones de Naomi Klein, David Korten, Rebecca Solnit, Ralph Nader y otros, así como activistas de Occupy que estuvieron allí desde el principio.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.



enafarzh-CNzh-TWnltlfifrdehiiditjakomsnofaptruessvtrvi

seguir a InnerSelf en

facebook-icontwitter-iconrss-icon

Obtenga lo último por correo electrónico

{Off} = emailcloak