¿Por qué podría disfrutar realmente la vida en una economía decreciente?

¿Por qué podría disfrutar realmente la vida en una economía decreciente?

¿Es hora de bajar del tren de crecimiento económico? Sergey Nivens / Shutterstock

¿Cómo es el verdadero progreso económico? La respuesta ortodoxa es que una economía más grande siempre es mejor, pero esta idea está cada vez más tensa por el conocimiento de que, en un planeta finito, la economía no puede crecer para siempre.

De esta semana Adicto al crecimiento conferencia en Sydney está explorando cómo ir más allá de la economía del crecimiento y hacia una economía de "estado estacionario".

Pero, ¿qué es una economía de estado estacionario? ¿Por qué es deseable o necesario? ¿Y cómo sería vivir en?

La situación global

Solíamos vivir en un planeta que estaba relativamente vacío de humanos; hoy está lleno hasta desbordarse, con más personas consumiendo más recursos. Necesitaríamos una y media tierras para sostener la economía existente en el futuro. Cada año continúa este exceso ecológico, las bases de nuestra existencia y las de otras especies se ven socavadas.

Al mismo tiempo, hay grandes multitudes en todo el mundo que, por cualquier estándar humano, están consumiendo poco, y es probable que el desafío humanitario de eliminar la pobreza global aumente aún más la carga sobre los ecosistemas.

Mientras tanto, la población está lista para golpear 11 millones Este siglo. A pesar de esto, las naciones más ricas todavía buscan hacer crecer sus economías sin límite aparente.


Obtenga lo último de InnerSelf


Como una serpiente que come su propia cola, nuestra civilización orientada al crecimiento sufre la ilusión de que no existen los límites del crecimiento. Pero repensar el crecimiento en una era de límites no se puede evitar. La única pregunta es si será por diseño o desastre.

Degrowth a una economía de estado estacionario

La idea de la economía de estado estacionario nos presenta una alternativa. Sin embargo, este término es algo engañoso, porque sugiere que simplemente necesitamos mantener el tamaño de la economía existente y dejar de buscar un mayor crecimiento.

Pero dado el alcance del exceso ecológico, y teniendo en cuenta que las naciones más pobres todavía necesitan algo de espacio para desarrollar sus economías y permitir que los miles de millones más pobres alcancen un nivel digno de existencia, la transición requerirá que las naciones más ricas reduzcan radicalmente sus recursos y recursos. Demanda energética.

Esta realización ha dado lugar a llamados a la economía "decrecimiento". Para distinguirse de la recesión, el decrecimiento significa una fase de contracción económica planificada y equitativa en las naciones más ricas, que eventualmente alcanza un estado estable que opera dentro de los límites biofísicos de la Tierra.

¿Por qué podría disfrutar realmente la vida en una economía decreciente? En un mundo de 7.2 mil millones y contando, necesitamos pensar mucho sobre nuestra parte justa. Karpov Oleg / Shutterstock

En este punto, los economistas convencionales acusarán a los defensores del decrecimiento de entender mal el potencial de la tecnología, los mercados y las ganancias de eficiencia para "desacoplar" el crecimiento económico del impacto ambiental. Pero no hay malentendidos aquí. Todos saben que podríamos producir y consumir de manera más eficiente de lo que lo hacemos hoy. El problema es que se pierde eficiencia sin suficiencia.

A pesar de décadas de extraordinarios avances tecnológicos y enormes mejoras en la eficiencia, las demandas de energía y recursos de la economía global son sigue aumentando. Esto se debe a que dentro de una economía orientada al crecimiento, las ganancias de eficiencia tienden a reinvertirse en más consumo y más crecimiento, en lugar de reducir el impacto.

Este es el defecto decisivo y crítico en la economía del crecimiento: la falsa suposición de que todas las economías de todo el mundo pueden seguir creciendo mientras reducen radicalmente el impacto ambiental a un nivel sostenible. El grado de desacoplamiento requerido es simplemente demasiado grande. Cuando intentamos sin éxito el capitalismo "verde", vemos desaparecer el rostro de Gaia.

Los mismos estilos de vida que alguna vez se consideraron la definición de éxito ahora están demostrando ser nuestro mayor fracaso. Intentar universalizar la riqueza sería catastrófico. No hay absolutamente ninguna manera de que los 7.2 mil millones de personas de hoy puedan vivir el estilo de vida occidental, y mucho menos los 11 mil millones que se esperan en el futuro. El progreso genuino ahora está más allá del crecimiento. Jugar por los bordes del capitalismo no lo cortará.

Necesitamos una alternativa.

Suficiente para todos, para siempre

Cuando uno escucha por primera vez los llamados al decrecimiento, es fácil pensar que esta nueva visión económica debe ser sobre privaciones y privaciones; eso significa volver a la edad de piedra, resignarnos a una cultura estancada o estar en contra del progreso. No tan.

El decrecimiento nos liberaría de la carga de perseguir el exceso material. Simplemente no necesitamos tantas cosas, ciertamente no si se trata del costo de la salud planetaria, la justicia social y el bienestar personal. El consumismo es un gran fracaso de la imaginación, una adicción debilitante que degrada la naturaleza y ni siquiera satisface el deseo humano universal de significado.

¿Por qué podría disfrutar realmente la vida en una economía decreciente? ¿Realmente necesitamos comprar todas estas cosas de todos modos? Radu Bercan / Shutterstock

El decrecimiento, por el contrario, implicaría abrazar lo que se ha denominado "manera más simple"- produciendo y consumiendo menos.

Esta sería una forma de vida basada en modestas necesidades de material y energía, pero rica en otras dimensiones: una vida de abundancia frugal. Se trata de crear una economía basada en la suficiencia, saber cuánto es suficiente para vivir bien y descubrir que es suficiente.

Las implicaciones del estilo de vida del decrecimiento y la suficiencia son mucho más radicales que las formas de consumo sostenible "verde claro" que se discuten ampliamente hoy en día. Apagar las luces, tomar duchas más cortas y reciclar son partes necesarias de lo que la sostenibilidad requerirá de nosotros, pero estas medidas están lejos de ser suficientes.

Pero esto no significa que debemos vivir una vida de sacrificio doloroso. La mayoría de nuestras necesidades básicas pueden satisfacerse de maneras bastante simples y de bajo impacto, manteniendo un alto la calidad de vida.

¿Cómo sería la vida en una sociedad decreciente?

En una sociedad decreciente, aspiraríamos a localizar nuestras economías lo más lejos y lo más apropiadamente posible. Esto ayudaría a reducir el comercio mundial intensivo en carbono, al tiempo que aumenta la resiliencia ante un futuro incierto y turbulento.

A través de formas de democracia directa o participativa, organizaríamos nuestras economías para garantizar que se satisfagan las necesidades básicas de todos, y luego redirigir nuestras energías lejos de la expansión económica. Este sería un modo de vida relativamente bajo en energía que funciona principalmente con sistemas de energía renovable.

Energías renovables no puede sostener Una sociedad global intensiva en energía de consumidores de alta gama. Una sociedad decreciente adopta la necesidad del "descenso energético", convirtiendo nuestras crisis energéticas en una oportunidad para la renovación civilizatoria.

Tenderíamos a reducir nuestras horas de trabajo en la economía formal a cambio de más producción doméstica y ocio. Tendríamos menos ingresos, pero más libertad. Por lo tanto, en nuestra simplicidad, seríamos ricos.

Siempre que sea posible, cultivaríamos nuestra propia comida orgánica, regaríamos nuestros jardines con tanques de agua y convertiríamos nuestros vecindarios en paisajes comestibles como lo han hecho los cubanos en La Habana. Como mi amigo Adam Grubb declara tan deliciosamente, deberíamos "comer los suburbios”, Al tiempo que complementa la agricultura urbana con alimentos de los mercados locales de agricultores.

¿Por qué podría disfrutar realmente la vida en una economía decreciente? Los jardines comunitarios, como este en San Francisco, pueden ayudar a lograr la suficiencia. Kevin Krejci / Wikimedia Commons, CC BY

No necesitamos comprar tanta ropa nueva. Permítanos reparar o cambiar la ropa que tenemos, comprar de segunda mano o hacer la nuestra. En una sociedad decreciente, las industrias de la moda y el marketing se marchitarían rápidamente. Se desarrollaría una nueva estética de suficiencia, donde reutilizamos y reestructuramos creativamente el vasto stock existente de ropa y materiales, y exploramos formas menos impactantes de producir ropa nueva.

Nos convertiríamos en recicladores radicales y en expertos en bricolaje. Esto se debería en parte al hecho de que simplemente estaríamos viviendo en una era de escasez relativa, con ingresos discrecionales reducidos.

Pero los seres humanos encuentran que los proyectos creativos son satisfactorios, y el desafío de construir el nuevo mundo dentro de la cáscara de las viejas promesas es inmensamente significativo, incluso si también conllevará tiempos de prueba. La aparente escasez de bienes también se puede reducir considerablemente ampliando consumo colaborativo, lo que también enriquecería a nuestras comunidades.

Un día, incluso podríamos vivir en mazorcas que construimos nosotros mismos, pero en las próximas décadas críticas, el hecho es que la mayoría de nosotros viviremos dentro de la infraestructura urbana mal diseñada que ya existe. Difícilmente vamos a derribarlo todo y comenzar de nuevo. En cambio, debemos 'modernizar los suburbios', como argumenta el destacado permaculturalista David Holmgren. Esto implicaría hacer todo lo posible para que nuestros hogares sean más eficientes energéticamente, más productivos y probablemente más densamente habitados.

Este no es el futuro ecológico que se nos muestra en revistas de diseño brillante con "casas verdes" de un millón de dólares que son prohibitivamente caras.

Degrowth ofrece una visión más humilde, y diría más realista, de un futuro sostenible.

Haciendo el cambio

Una transición decreciente a una economía de estado estacionario podría ocurrir en un variedad de maneras. Pero la naturaleza de esta visión alternativa sugiere que los cambios deberán ser impulsados ​​desde abajo hacia arriba, en lugar de ser impuestos desde arriba hacia abajo.

Lo que he escrito anteriormente destaca algunos de los aspectos personales y domésticos de una sociedad decreciente basada en la suficiencia (para obtener más detalles, consulte acá. y acá. ) Mientras tanto, el 'ciudades de transiciónEl movimiento muestra cómo comunidades enteras pueden participar con la idea.

Pero es crítico reconocer el limitaciones sociales y estructurales que actualmente hacen que sea mucho más difícil de lo que debe ser adoptar un estilo de vida de consumo sostenible. Por ejemplo, es difícil conducir menos en ausencia de carriles bici seguros y buen transporte público; es difícil encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal si el acceso a una vivienda básica nos agobia con una deuda excesiva; y es difícil reimaginar la buena vida si constantemente nos bombardean con anuncios que insisten en que "cosas buenas" son la clave de la felicidad.

Las acciones a nivel personal y familiar nunca serán suficientes, por sí solas, para lograr una economía de estado estacionario. Necesitamos crear nuevas estructuras y sistemas poscapitalistas que promuevan, en lugar de inhibir, la forma de vida más simple. Sin embargo, estos cambios más amplios nunca surgirán hasta que tengamos una cultura que los exija. Entonces, ante todo, la revolución que se necesita es una revolución en la conciencia.

No presento estas ideas bajo la ilusión de que serán aceptadas fácilmente. La ideología del crecimiento claramente tiene un firme control sobre nuestra sociedad y más allá. Más bien, sostengo el decrecimiento como el marco más coherente para comprender la situación global y significar la única salida deseable.

La alternativa es consumirnos hasta la muerte bajo la falsa bandera del "crecimiento verde", que no sería una economía inteligente.La conversación

Sobre el Autor

Samuel Alexander, investigador, Melbourne Sustainable Society Institute, Universidad de Melbourne

Este artículo se republica de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el articulo original.

Libros recomendados:

El capital en el siglo XXI
por Thomas Piketty. (Traducido por Arthur Goldhammer)

Capital en el siglo XXI encuadernado en rústica por Thomas Piketty.In Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty analiza una colección única de datos de veinte países, que datan del siglo XVIII, para descubrir patrones económicos y sociales clave. Pero las tendencias económicas no son actos de Dios. La acción política ha frenado las peligrosas desigualdades en el pasado, dice Thomas Piketty, y puede volver a hacerlo. Una obra de extraordinaria ambición, originalidad y rigor, El capital en el siglo XXI reorienta nuestra comprensión de la historia económica y nos confronta con lecciones aleccionadoras para hoy. Sus hallazgos transformarán el debate y establecerán la agenda para la próxima generación de pensamiento sobre la riqueza y la desigualdad.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza
por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.

La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.¿Cuál es la naturaleza vale la pena? La respuesta a esta pregunta, que tradicionalmente se ha enmarcado en términos ambientales, está revolucionando la forma de hacer negocios. En El Tesoro de la naturaleza, Mark Tercek, CEO de The Nature Conservancy y ex banquero de inversiones, y el escritor científico Jonathan Adams argumentan que la naturaleza no solo es la base del bienestar humano, sino también la inversión comercial más inteligente que cualquier empresa o gobierno puede hacer. Los bosques, las llanuras de inundación y los arrecifes de ostras, a menudo vistos simplemente como materias primas o como obstáculos a despejar en nombre del progreso, son, de hecho, tan importantes para nuestra prosperidad futura como la tecnología o la ley o la innovación empresarial. El Tesoro de la naturaleza ofrece una guía esencial para el bienestar económico y ambiental del mundo.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


Más allá de la indignación: ¿Qué ha ido mal en nuestra economía y nuestra democracia, y cómo solucionarlo -- Robert B. Reich

Más allá de la indignaciónEn este oportuno libro, Robert B. Reich sostiene que nada bueno sucede en Washington a menos que los ciudadanos estén energizadas y organizados para asegurarse de que los actos de Washington, en el bien público. El primer paso es ver el panorama completo. Más allá de la indignación conecta los puntos, demostrando por qué la proporción cada vez mayor de la renta y de la riqueza va a la parte superior ha afectado empleo y crecimiento para todos los demás, lo que socava nuestra democracia; causado a los estadounidenses a ser cada vez más cínica de la vida pública, y resultó que muchos estadounidenses contra otros. También explica por qué las propuestas del "derecho regresivo" está totalmente equivocado y proporciona una hoja de ruta clara de lo que debe hacerse en su lugar. He aquí un plan de acción para todo el mundo que se preocupa por el futuro de América.

Haga clic aquí para más información o para solicitar este libro en Amazon.


Esto lo cambia todo: Ocupe Wall Street y el 99% Movement
por Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.

Esto lo cambia todo: ¡Ocupe Wall Street y el 99% Movement de Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.Esto lo cambia todo muestra cómo el movimiento Ocupar está cambiando la forma en que las personas se ven a sí mismas y al mundo, el tipo de sociedad que creen que es posible y su propia participación en la creación de una sociedad que funcione para 99% en lugar de solo 1%. Los intentos de encasillar este movimiento descentralizado y de rápida evolución han llevado a la confusión y la percepción errónea. En este volumen, los editores de ¡SÍ! Revista Reunir voces de dentro y fuera de las protestas para transmitir los problemas, las posibilidades y las personalidades asociadas con el movimiento Occupy Wall Street. Este libro presenta contribuciones de Naomi Klein, David Korten, Rebecca Solnit, Ralph Nader y otros, así como activistas de Occupy que estuvieron allí desde el principio.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.



enafarzh-CNzh-TWnltlfifrdehiiditjakomsnofaptruessvtrvi

seguir a InnerSelf en

facebook-icontwitter-iconrss-icon

Obtenga lo último por correo electrónico

{Off} = emailcloak

DE LOS EDITORES

Una canción puede elevar el corazón y el alma
by Marie T. Russell, InnerSelf
Tengo varias formas que uso para despejar la oscuridad de mi mente cuando encuentro que se ha infiltrado. Una es la jardinería o pasar tiempo en la naturaleza. El otro es el silencio. Otra forma es leer. Y uno que ...
Por qué Donald Trump podría ser el mayor perdedor de la historia
by Robert Jennings, InnerSelf.com
Toda esta pandemia de coronavirus está costando una fortuna, tal vez 2 o 3 o 4 fortunas, todas de tamaño desconocido. Ah, sí, y cientos de miles, quizás un millón, de personas morirán prematuramente como consecuencia directa ...
Mascota de la pandemia y tema musical para el distanciamiento y aislamiento social
by Marie T. Russell, InnerSelf
Me encontré con una canción recientemente y mientras escuchaba la letra, pensé que sería una canción perfecta como "tema musical" para estos tiempos de aislamiento social. (Letras debajo del video).
Dejar que Randy canalice mi furia
by Robert Jennings, InnerSelf.com
(Actualizado 4-26) No he podido escribir correctamente una cosa que estoy dispuesto a publicar este último mes. Verán que estoy furioso. Solo quiero arremeter.
Anuncio de servicio de Plutón
by Robert Jennings, InnerSelf.com
(actualizado 4/15/2020) Ahora que todos tienen tiempo para ser creativos, no se sabe lo que encontrará para entretener a su yo interior.