Es hora de votar por la felicidad y el bienestar, no por el crecimiento económico

Es hora de votar por la felicidad y el bienestar, no por el crecimiento económico Nos importa más que la economía cuando se trata de la cabina de votación. Entonces, ¿por qué los gobiernos no escuchan? de www.shutterstock.com

A medida que se acerque la elección federal, se espera que nos ahoguemos en consignas como "impuestos más bajos", "crecimiento salarial", "reforma del crédito de franqueo" o "reformas de engranajes negativos". La mayoría asume que los votantes están tan obsesionados como los políticos con problemas económicos y financieros, en lugar de, digamos, el tipo de Australia en el que quieren que vivan sus nietos.

No hay duda de que valoramos una economía saludable y se puede argumentar que Australia ha disfrutado de una "carrera notable”En los últimos años 50. Pero los australianos también entienden y se preocupan por los costos del crecimiento económico, y algunos otros problemas que parecen menos preocupados para nuestros políticos.

Las encuestas muestran consistentemente Los ciudadanos se preocupan más que sus políticos por algunas cuestiones bastante importantes: la acción sobre el clima y la energía, la vivienda y la desigualdad, las donaciones corporativas y la corrupción de la democracia.

Entonces, ¿por qué nuestro sistema político no nos permite discutir y decidir las cosas que realmente nos importan, como el bienestar futuro de nuestra sociedad e incluso el papel de valores como la bondad, la imparcialidad y la compasión en la dirección de nuestras políticas?

Este es el tipo de futuro que NZ Jacinda Ardern describió a un asustado Foro Económico Mundial de Davos a principios de este año.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, habla en el Foro Económico Mundial de Davos este año sobre la bondad, la empatía y el bienestar en la política.

Este tipo de cambio requiere políticas intergeneracionales y una visión clara de la Australia que queremos; Parece que nosotros tampoco tenemos.

Simplemente no encajan en el ciclo electoral de tres años. Pero la razón más inmediata, el elefante en la habitación, es la opinión generalizada en las clases políticas y en los medios de comunicación de que el crecimiento económico continuo significa lo mismo que el progreso social.

Sin embargo, irónicamente, es nuestra gran dependencia del producto interno bruto (PIB) como un impulsor singular de la política económica y social lo que ha llevado a muchos problemas sociales, como la inequidad, el consumo excesivo y el cambio climático.

¿Alternativas al PIB?

Históricamente, el PIB nunca fue pensado como una medida del progreso social y muchos han cuestionado su dominio. Pero es solo muy recientemente que la alternativa Se han desarrollado medidas de progreso de la sociedad y un global “más allá del PIB”. El movimiento ha emergido.

Internacionalmente, esto ha llevado a la ONU Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Índice de Vida Mejor OCDE y el Indice Canadiense de Bienestar. Esto les permite a los países seguir su progreso hacia objetivos aspiracionales como "buena salud y bienestar" y "educación de calidad".

Algunos países van más allá. Están desarrollando modelos más amplios de progreso social en los que el objetivo final del gobierno es el bienestar equitativo y sostenible. Ellos están buscando construir este objetivo en sus economías, presupuestos, sistemas políticos y planificación a largo plazo, incluso en algunos casos sus constitución. Muchos de estos modelos están firmemente anclados en un proceso de participación ciudadana y renovación democrática. "Países como Nueva Zelanda, Gales, Italia, Escocia, Eslovenia y algunos en América Latina están liderando este movimiento.

La mayoría son miembros de la Alianza de la economía del bienestar, donde los gobiernos y los grupos comunitarios se combinan para construir "una economía que ofrece bienestar humano y ecológico".

En julio, Ardern lanzará primer presupuesto de bienestar del mundo. Esto requerirá que los ministros demuestren los impactos en el bienestar de sus propuestas presupuestarias (en lugar de los impactos en los asientos marginales, como lo hacemos aquí). Los ministros también tendrán que mostrar las compensaciones entre el capital natural, social, humano, financiero y físico.

¿Qué deberían hacer los políticos australianos de esto?

Todo esto debería plantear algunas preguntas. ¿Quieren los ciudadanos un modelo alternativo de progreso social para guiar nuestra agenda política? ¿Cuáles consideran que son las prioridades más importantes para el tipo de Australia que desean? ¿Cómo sería una economía de bienestar australiana?

Como parte de la ANDI nacional. (Índice de Desarrollo Nacional de Australia) proyecto, una colaboración de investigación comunitaria a largo plazo basada en la Universidad de Melbourne, recientemente hicimos algunas de estas preguntas.

En una encuesta nacional de personas 1,850, solo el 43% de los encuestados sintió que Australia estaba "dirigiéndose en la dirección correcta". Pero casi el 87% pensó que, al trazar nuestro progreso nacional, las medidas de salud, sociales y ambientales eran tan importantes como las económicas.

Cuando se les preguntó sobre las prioridades para el progreso nacional, las personas calificaron temas como el bienestar de niños y jóvenes, salud, educación, democracia y gobierno, comunidades e infraestructura, equidad, trabajo y vida laboral, bienestar general, medio ambiente y sostenibilidad, indígenas. Bienestar y cultura y recreación. La vida económica y la prosperidad ciertamente se consideraron importantes, pero en un nivel medio en esta lista.

De manera alentadora, una mayoría saludable (76%) dijo que estarían interesados ​​en participar en un programa comunitario nacional para expresar sus puntos de vista sobre los objetivos y medidas del progreso nacional.

Es hora de tener tu opinión

ANDI está planeando un programa comunitario a gran escala para involucrar a los australianos en todo el país durante los próximos tres años, con el objetivo de producir informes de "estado" continuos sobre el progreso en las áreas de prioridad de la comunidad de 12 cada año.

Un modelo así en Australia podría llevar a una política más perspicaz y un debate político más maduro. Alentaría a los ciudadanos a pensar más allá de los lemas políticos y al tribalismo, ya los políticos a planificar más allá de los ciclos de tres años.

A largo plazo, un amplio compromiso ciudadano, respaldado por una investigación y evidencia de alta calidad, podría ayudar a construir una visión compartida y restaurar la confianza y la democracia. Y tal vez entonces podríamos votar por la Australia que queramos.La conversación

Sobre el Autor

Mike Salvaris, gerente de proyectos, índice de desarrollo nacional australiano, investigador principal, Universidad de Melbourne; Fiona Stanley, epidemióloga perinatal y pediátrica; profesor distinguido, Universidad de Australia Occidentaly Kate Lycett, Oficial Senior de Investigación, Universidad de Deakin; Miembro Honorario, la Universidad de Melbourne, Instituto de Investigación Infantil Murdoch

Este artículo se republica de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el articulo original.

Libros recomendados:

El capital en el siglo XXI
por Thomas Piketty. (Traducido por Arthur Goldhammer)

Capital en el siglo XXI encuadernado en rústica por Thomas Piketty.In Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty analiza una colección única de datos de veinte países, que datan del siglo XVIII, para descubrir patrones económicos y sociales clave. Pero las tendencias económicas no son actos de Dios. La acción política ha frenado las peligrosas desigualdades en el pasado, dice Thomas Piketty, y puede volver a hacerlo. Una obra de extraordinaria ambición, originalidad y rigor, El capital en el siglo XXI reorienta nuestra comprensión de la historia económica y nos confronta con lecciones aleccionadoras para hoy. Sus hallazgos transformarán el debate y establecerán la agenda para la próxima generación de pensamiento sobre la riqueza y la desigualdad.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza
por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.

La fortuna de la naturaleza: cómo prosperan los negocios y la sociedad invirtiendo en la naturaleza por Mark R. Tercek y Jonathan S. Adams.¿Cuál es la naturaleza vale la pena? La respuesta a esta pregunta, que tradicionalmente se ha enmarcado en términos ambientales, está revolucionando la forma de hacer negocios. En El Tesoro de la naturaleza, Mark Tercek, CEO de The Nature Conservancy y ex banquero de inversiones, y el escritor científico Jonathan Adams argumentan que la naturaleza no solo es la base del bienestar humano, sino también la inversión comercial más inteligente que cualquier empresa o gobierno puede hacer. Los bosques, las llanuras de inundación y los arrecifes de ostras, a menudo vistos simplemente como materias primas o como obstáculos a despejar en nombre del progreso, son, de hecho, tan importantes para nuestra prosperidad futura como la tecnología o la ley o la innovación empresarial. El Tesoro de la naturaleza ofrece una guía esencial para el bienestar económico y ambiental del mundo.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.


Más allá de la indignación: ¿Qué ha ido mal en nuestra economía y nuestra democracia, y cómo solucionarlo -- Robert B. Reich

Más allá de la indignaciónEn este oportuno libro, Robert B. Reich sostiene que nada bueno sucede en Washington a menos que los ciudadanos estén energizadas y organizados para asegurarse de que los actos de Washington, en el bien público. El primer paso es ver el panorama completo. Más allá de la indignación conecta los puntos, demostrando por qué la proporción cada vez mayor de la renta y de la riqueza va a la parte superior ha afectado empleo y crecimiento para todos los demás, lo que socava nuestra democracia; causado a los estadounidenses a ser cada vez más cínica de la vida pública, y resultó que muchos estadounidenses contra otros. También explica por qué las propuestas del "derecho regresivo" está totalmente equivocado y proporciona una hoja de ruta clara de lo que debe hacerse en su lugar. He aquí un plan de acción para todo el mundo que se preocupa por el futuro de América.

Haga clic aquí para más información o para solicitar este libro en Amazon.


Esto lo cambia todo: Ocupe Wall Street y el 99% Movement
por Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.

Esto lo cambia todo: ¡Ocupe Wall Street y el 99% Movement de Sarah van Gelder y personal de YES! Revista.Esto lo cambia todo muestra cómo el movimiento Ocupar está cambiando la forma en que las personas se ven a sí mismas y al mundo, el tipo de sociedad que creen que es posible y su propia participación en la creación de una sociedad que funcione para 99% en lugar de solo 1%. Los intentos de encasillar este movimiento descentralizado y de rápida evolución han llevado a la confusión y la percepción errónea. En este volumen, los editores de ¡SÍ! Revista Reunir voces de dentro y fuera de las protestas para transmitir los problemas, las posibilidades y las personalidades asociadas con el movimiento Occupy Wall Street. Este libro presenta contribuciones de Naomi Klein, David Korten, Rebecca Solnit, Ralph Nader y otros, así como activistas de Occupy que estuvieron allí desde el principio.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.



enafarzh-CNzh-TWnltlfifrdehiiditjakomsnofaptruessvtrvi

seguir a InnerSelf en

facebook-icontwitter-iconrss-icon

Obtenga lo último por correo electrónico

{Off} = emailcloak