Los estados rojo y azul acuerdan gravar las corporaciones (y muchas otras cosas)

Los estados rojo y azul están de acuerdo en gravar más a las corporaciones (y muchas otras cosas)

Los estadounidenses son un pueblo irremediablemente dividido por guerras culturales y desacuerdos fundamentales sobre el papel y el tamaño apropiado del gobierno. Tú lo sabes; Yo se esto. Todos lo saben. En algunas partes del país, las personas llevan ametralladoras a través del pasillo de productos para bebés y quieren recortar tanto los cupones de alimentos como los impuestos millonarios, mientras que en otros estamos extendiendo la igualdad matrimonial y tratando de construir un tránsito masivo decente y celebrando la diversidad. Es una grieta profunda e insalvable, y la disfunción en nuestro Congreso simplemente refleja esto.

¿Derecha? Bueno, espera.

En todas partes del país, la mayoría de la gente está de acuerdo en que deberíamos gravar más a los ricos y las corporaciones.

¿Qué pasaría si preguntara a los estadounidenses en distritos republicanos y en gran parte "azules" o demócratas, preguntas muy específicas sobre lo que debe hacer el gobierno? Sobre impuestos, derechos reproductivos, asuntos exteriores, y 96, el porcentaje del tiempo que ¿convenido?

Y 69, por ciento del tiempo, ni siquiera hubo una diferencia estadísticamente significativa en el tamaño de las mayorías favorecedoras en los dos tipos de distritos.

Bueno, resulta que eso es realmente lo que sucede.

La mayoría de la gente está realmente de acuerdo

In un estudio fascinanteVoice of the People, una organización no partidista sin fines de lucro que se enfoca en dar al pueblo estadounidense una voz más efectiva en el proceso de formulación de políticas, crujió los resultados de una serie de encuestas de los últimos años y agregó las propias, y luego comparó las respuestas a 388 específicas elecciones de políticas y presupuestos en distritos o estados congresionales considerados "rojos" o "azules".

Y no estamos tan polarizados cuando se llega a tachuelas de bronce.

De hecho, incluso en los temas candentes que abarcaban la mayor parte del 14 de las preguntas 388 donde había polarización, había muchas más preguntas en las que no había desacuerdo que las que sí existían. Por ejemplo, de las preguntas de 14 sobre el aborto, solo dos estaban polarizadas; uno de 10 en control de armas; ocho de 29 sobre los derechos de los homosexuales.

Aunque no hubo muchas preguntas sobre el desarrollo de la comunidad, vale la pena señalar que proporcionar más fondos para la vivienda es una de las cosas que se acordó ampliamente.

En áreas donde podría esperarse un conflicto dramático, como la reforma del sistema de salud, la inmigración o Irak y Afganistán, no hubo preguntas polarizadas. (Tenga en cuenta que algunas de las posiciones de la mayoría son decepcionantes para mí, pero ese es un tema aparte. Y yo sospecharía de la amplitud del estudio si eso no fuera así).

La idea de que estamos divididos es una herramienta poderosa para aquellos que tienen influencia política.

¿Por qué no es esta página de noticias y en las estaciones de noticias 24-hora?

Aún más gratamente sorprendente, precediendo a las preguntas con fuertes declaraciones ideológicas calculadas para recordarles a los encuestados las posiciones opuestas atrincheradas usuales, no hizo una diferencia en cuán polarizada fue su respuesta. Eso es increíblemente alentador.

Finalmente, leí el apéndice que enumeró las respuestas reales, y esta parte me sorprendió: en las preguntas sobre impuestos, las diferencias en la mayoría de las preguntas no fueron estadísticamente significativas. Pero para el puñado de preguntas donde las mayorías estuvieron de acuerdo pero el tamaño de las mayorías era diferente, fueron los estados rojos los que quisieron aumentar los impuestos millonarios y corporativos y no los impuestos a los que ganan menos de $ 50,000 por mayores márgenes.

Como se decía en el informe, cuando se les pidió que hicieran su propio presupuesto federal, "los distritos rojos recaudaron aproximadamente la misma cantidad de ingresos del impuesto sobre la renta que los distritos azules, pero estaban un poco más inclinados a buscar ingresos de impuestos corporativos e impuestos especiales que el azul distritos ".

Eso vale la pena repetir: En todas partes del país, la mayoría está de acuerdo en que deberíamos gravar más a los ricos y las corporaciones, ¡pero los distritos rojos tienen más ganas de hacerlo que el azul!

Alguien por favor dime por qué esto no es noticia de primera página en todas partes.

Un montón de influencia sobre seguir

Ahora, claramente, esto no solucionará la disfunción del Congreso y generará impuestos progresivos de la noche a la mañana. Hay muchas otras influencias que entran en esta toma de decisiones, como lo dejó claro el estudio reciente de Princeton mostrando que las élites económicas y los grupos de interés organizados, principalmente las empresas, tienen mucha más influencia en la política que los estadounidenses promedio de medios moderados.

Sin embargo, la idea de que todos estamos divididos de manera díscola y que no puede haber terreno común y que es inútil tratar de encontrarla es una poderosa herramienta en el arsenal de aquellos que sí tienen esa influencia y desean conservarla.

Martin Gilens, coautor del estudio de Princeton, dijo en una entrevista con Talking Points Memo que uno de los factores que nos ha llevado a este estado no democrático es "la falta de organizaciones de masas que representan y facilitan la voz de los ciudadanos comunes".

Se necesita mucha más energía para salir y crear una organización así cuando creas que amplias franjas del país son irremediablemente diferentes a ti y no quieres las mismas cosas que tú. La idea de que realmente no estamos tan divididos podría ser una poderosa dosis de esperanza.

Este artículo apareció originalmente en ¡SÍ! Revista


estados rojo y azulSobre el Autor

Miriam Axel-Lute escribió este artículo para el Blog de Shelterforce en Rooflines.org, donde apareció originalmente. Miriam es la editora de Shelterforce y directora asociada del National Housing Institute.


Libro recomendado:

El capital en el siglo XXI
por Thomas Piketty. (Traducido por Arthur Goldhammer)

Capital en el siglo XXI encuadernado en rústica por Thomas Piketty.In Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty analiza una colección única de datos de veinte países, que datan del siglo XVIII, para descubrir patrones económicos y sociales clave. Pero las tendencias económicas no son actos de Dios. La acción política ha frenado las peligrosas desigualdades en el pasado, dice Thomas Piketty, y puede volver a hacerlo. Una obra de extraordinaria ambición, originalidad y rigor, El capital en el siglo XXI reorienta nuestra comprensión de la historia económica y nos confronta con lecciones aleccionadoras para hoy. Sus hallazgos transformarán el debate y establecerán la agenda para la próxima generación de pensamiento sobre la riqueza y la desigualdad.

Haga clic aquí para obtener más información y / o para solicitar este libro en Amazon.

enafarzh-CNzh-TWnltlfifrdehiiditjakomsnofaptruessvtrvi

seguir a InnerSelf en

facebook-icontwitter-iconrss-icon

Obtenga lo último por correo electrónico

{Off} = emailcloak