Nuestra propia búsqueda del Santo Grial: Vivir la elección

Vivir la elección: nuestra propia búsqueda del Santo Grial

Wonder y la desesperación son dos caras de una moneda que gira.
Cuando te abres a una, se abre a la otra.
Usted descubre una capacidad de alegría que no estaba en que antes.
Maravilla es la promesa de la restauración:
tan profundamente como buceo, por lo que puede aumentar.

- Christina Baldwin

"Pero cuando piensas en lo que la gente está experimentando en nuestra civilización, te das cuenta de que es algo muy desagradable ser un ser humano moderno", dijo el gran mitólogo Joseph Campbell en una entrevista con el comentarista de televisión público Bill Moyers.

Vivimos en tiempos aterradores porque nos hemos superado a nosotros mismos. Nuestro conocimiento externo ha superado nuestro conocimiento interno; y nuestras filosofías, instituciones educativas y religiosas, y las costumbres sociales rara vez son capaces de guiarnos hacia vidas plenas. Si queremos vivir una vida auténtica y sincera, vamos a tener que depender de nuestros propios recursos.

El otro lado de esta ecuación es que vivimos tiempos desafiantes y emocionantes. Debido a que los viejos dioses se están desmoronando y nuestros viejos modelos nos están fallando, podemos explorar nuevas formas de vida, comprendernos a nosotros mismos y crecer que pueden dar como resultado oportunidades que son más únicas, personales, satisfactorias y amorosas que nunca antes. La decisión depende de nosotros y depende de si estamos dispuestos a llevar nuestros viajes al conocimiento interno lo suficientemente en serio como para equilibrar el poder de las influencias de la sociedad en nuestras vidas.

No hemos llegado a este punto de la noche a la mañana. Se ha estado construyendo desde la revolución industrial. Nuestros avances en tecnología, ciencia y mercadotecnia nos han puesto en la posición de vivir de una manera enfermiza, egoísta e impersonal como parte de la manada o emprender la búsqueda de convertirnos en individuos sagrados y egoístas de fondo. Esta búsqueda nos ayuda a aprender cómo vivir en nuestro mundo moderno sin ser víctimas de ello.

Joseph Campbell pensó que los mitos y las leyendas podrían ayudarnos en nuestras búsquedas al enseñarnos cómo podemos entender nuestras experiencias de la vida y los significados que hay detrás de ellas. Uno de sus planes de clase favoritos para la vida moderna provino de las misiones legendarias para el Santo Grial. Estas búsquedas son paralelas al proceso de individuación de muchas maneras porque el Grial representa el cumplimiento más elevado de la vida humana.

La búsqueda del Grial se convirtió en una necesidad en un reino donde la vida se había convertido en un páramo, marchitándose y muriendo, y donde su gente se moría de hambre. Al escribir o hablar sobre el Grial, Campbell solía tener cuidado al señalar que sus buscadores comenzaban sus búsquedas solos al entrar al bosque donde estaba más espeso y donde no había caminos.

Cuando aplicamos esta leyenda a la vida moderna, queda claro que, donde sea que haya un camino, representa el camino de los demás; ya sea el camino colectivo de nuestras familias o cultura, no puede llevarnos a vidas plenas en sus niveles más satisfactorios. En la historia del Grial, cada caballero (que simboliza a cada uno de nosotros, ya sea hombre o mujer porque los símbolos no están restringidos por nuestra noción actual de género) tuvo que ingresar al bosque donde era denso y misterioso y seguir el ejemplo de su propia experiencia e intuición.

Este viaje personal no eliminó a los caballeros de la vida colectiva: seguían siendo caballeros, miembros del reino, sirviendo al rey, pero a través de sus búsquedas personales estaban tratando de redimir un mundo perdido. En la interpretación de Campbell de la leyenda, cada vez que un caballero veía el rastro de otro caballero, creía que el caballero se acercaba al Grial y comenzaba a seguir su rastro, se extraviaría por completo.

La sabiduría en la leyenda revela que cada una de nuestras búsquedas debe ser individual y buscar generar nuestros potenciales únicos, que son diferentes a los de cualquier otra persona. Esto significa que para cada uno de nosotros hay una fuerza de vida que puede ser refinada y traducida por nosotros en acciones y amor. Debido a que somos únicos, esta expresión no se puede duplicar y si no la desarrollamos, lo que significa refinarla más allá de los límites de los roles de la sociedad, nunca existirá y se perderá para siempre. Si bien cada caballero tuvo que viajar solo, todavía era miembro de la Mesa Redonda, una comunidad de buscadores.

Hoy, nuestra Mesa Redonda de apoyo puede ser esa misma gente que buscamos vidas más satisfactorias. Aún así, la individuación siempre será un viaje personal basado en nuestro creciente autoconocimiento como hombres y mujeres individuales. Y en la mayoría de los casos tendremos que desarrollar la capacidad de funcionar en el mundo, nuestra sustancia secular, como base para la búsqueda, así como cada caballero tuvo que convertirse en un caballero para comenzar la búsqueda del Grial.

Varias escuelas de psicología, mitología y ramas místicas de la religión (las ramas más interesadas en desarrollar la conciencia espiritual) reconocen que cada persona está acusada de un destino individual, un destino de plenitud en su vida; y es solo esta comprensión la que da sentido a nuestra existencia.

En nuestra vida cotidiana somos empujados y tirados por muchas fuerzas externas que provocan una profusión de emociones, necesidades, deseos y obligaciones conflictivos. Pero en esos momentos especiales de alegría, paz, reflexión e incluso tristeza, podemos experimentar una breve visión de que todo encaja dentro de nosotros, o entre nosotros y la vida, como las piezas en un mosaico. Cuando experimentemos la interrelación e interdependencia de los diferentes aspectos de nuestro ser, pronto pasaremos a tener las mismas experiencias entre nosotros y otras personas, y la vida en general. El viaje hacia el autoconocimiento, la búsqueda del Grial, nos lleva al reconocimiento de las cosas que se unen y están interrelacionadas, que es una experiencia del Ser y del amor en su nivel más elevado. Cuanto más buscamos cumplir con nuestro potencial para la integridad, más nos conducirá en nuestro desarrollo psicológico y espiritual, en las relaciones con otras personas que son creativas y amorosas.

Las personas que han experimentado la vida y su integridad potencial tienen un impacto en los demás a su alrededor como una piedra arrojada en un estanque. La vitalidad y el crecimiento emanan de ellos como círculos que cruzan el agua.

Creciendo como un Ser Humano

El imperativo de la vida es crecer y si vamos a crecer como seres humanos, debemos aliarnos con la vida, el amor y el coraje y enfrentar las luchas que conlleva el crecimiento. Es más fácil de decir que de hacer, podrías pensar. Pero si tenemos en cuenta el propósito básico de la vida, vivos en nuestras reflexiones, estas lealtades pueden echar raíces dentro de nosotros antes de lo que esperamos. Y si, en cambio, no logramos crecer, nos estancaremos y empezaremos a deteriorarnos, sin importar cuán buenos seamos para presentar los rostros públicos que podríamos escondernos.

Loren Eisely, un gran antropólogo con el corazón de un poeta, explica cómo la vida siempre ha sido una lucha, cómo comenzó absorbiendo la energía del sol hasta que las plantas estallaron en la existencia. Él dice que la vida "comenzó como una guerra con productos químicos extraños hirviendo bajo un cielo sin oxígeno, que se libró durante largas eras hasta que las primeras plantas verdes aprendieron a aprovechar la luz de la estrella más cercana, nuestro sol. El cerebro humano, tan frágil , tan perecedero, tan lleno de sueños inagotables y hambre, quemaduras por el poder de la hoja ".

Nuestro autoconocimiento crece de manera similar, a menudo fuera de la vista hasta que llega a nuestra conciencia a través de la acumulación de tensiones, que en última instancia buscan romper nuestros límites anteriores. Si no podemos soportar la tensión de nuestros pasos crecientes, terminaremos retrocediendo, lo que generalmente significa volver a caer en la rigidez y, finalmente, en un páramo del corazón.

Las imágenes arquetípicas de la antigua Grecia que representan el asunto ilícito entre Ares, el dios de la guerra y Afrodita, la diosa del amor, muestran que detrás de nuestras mejores apariciones públicas, el amor y la guerra se estructuran en nuestras naturalezas. En otras palabras, si vamos a abrazar la vida y vivir apasionadamente, debemos ser capaces de mantener la tensión entre los efectos limitantes de los viejos valores, las obligaciones y las expectativas de los demás y nuestra necesidad de progresar, y ser capaces de soportar el interior y conflictos externos esto causa.

Ares y Afrodita representan las fuerzas apasionadas de la vida, nuestra necesidad de poder luchar y amar como parte normal de la existencia. Tuvieron tres hijos que representaron los resultados de estas fuerzas y sus efectos sobre nosotros. Sabiamente, los griegos llamaron a los niños Miedo, Discordia y Armonía, mostrándonos que vivir apasionadamente significa enfrentar nuestros miedos y los problemas que encontramos para finalmente lograr un estado de armonía interna.

Si no podemos vivir apasionadamente, tendremos la tendencia de reprimir nuestras emociones fuertes y proyectar nuestros conflictos fuera de nosotros mismos, donde eventualmente pueden estallar en violencia. Estos conflictos representan un deseo de vida que ha sido bloqueado por alguna otra fuerza. Cuando un adolescente entra en una confrontación importante con un padre demasiado rígido, está luchando por la libertad que siente que el padre está bloqueando. La postura rígida y las réplicas viciosas del padre pueden reflejar cómo el miedo ha impedido sus propios deseos de independencia y oportunidad. Tales conflictos también tienen lugar entre amantes, vecinos, colegas de negocios, clases de personas o entre naciones, y el principio es frecuentemente el mismo.

Hace muchos siglos, Aristóteles dejó muy claro que el valor es la más importante de todas las virtudes, porque sin ella no podemos practicar ninguna de las otras. El coraje es la estrella más cercana, la luz del sol que puede alimentar nuestro crecimiento. Maya Angelou dijo que debemos ser valientes para enfrentar y explorar nuestras historias personales. Debemos encontrar el coraje para cuidar y crear tanto interna como externamente y, como ella dijo, necesitamos el coraje de "crearnos diariamente como cristianos, como judíos, como musulmanes, como seres humanos pensantes, afectuosos, risueños, amorosos". "

Durante el camino del crecimiento, es posible que tengamos que enfrentarnos a la estructura de valores que hemos estado viviendo, las relaciones y los trabajos en los que nos encontramos. El crecimiento no está libre de riesgos ni está garantizado que sea alegre. Es posible que tengamos que hacer algunos cambios importantes; podemos herir o decepcionar a las personas cercanas a nosotros. Tomar tales riesgos es doloroso y aterrador.

Pero si tenemos trabajos o relaciones en las que no podemos llevar el amor con éxito, deprimirán nuestros espíritus, erosionarán nuestra autoestima y, finalmente, nos harán sentir antipatías. Es mejor correr el riesgo y sufrir las pérdidas necesarias si hay influencias o aspectos de nuestras vidas de los cuales debemos liberarnos.

A la larga, liberarnos de las fuerzas que aprisionan nuestras almas es empoderador. Vivir años de virtud inútil, inercia y cobardía, infeliz martirio, no ayuda a nadie. Es mucho mejor decir que todas nuestras vidas y energías conscientes, todo ese tiempo perdido y recuperado ahora, se han dedicado al crecimiento y la liberación del espíritu humano, y que el trabajo comenzó con nosotros mismos.

Cuando conduzco al trabajo todos los días, veo un árbol que crece en lo que parece ser un lugar imposible. Año tras año lo he visto salir de un viejo muro por un muro de piedra. Me encanta verlo e imaginarlo como un triunfo de la vida sobre la muerte, del eros sobre thanatos, los términos que Freud usó para definir la atracción de la vida contra la fuerza de la muerte.

Nuestras naturalezas son como ese árbol: nos empujan hacia el crecimiento; y nuestros valores sociales, sabiduría convencional y miedo nos empujan hacia la aparente seguridad de negarse a crecer o negar su posibilidad. Erich Fromm personalizó estas fuerzas y las resumió como amor a la vida o amor a la muerte. Sintió que la sociedad inevitablemente nos empuja a un amor a la muerte porque nos urge a vivir diligentemente y por los valores de la cultura, en lugar de vivir auténtica y creativamente.

Dos caminos, entonces, con dos extremos. ¿Cuál elegirás? ¿El camino que conduce al páramo, por rico y seductor que parezca? ¿O el camino a través del bosque, el camino de la vida amorosa que comienza con el autoconocimiento? Esta última es la única forma en que puede aprender a crear las condiciones para que el amor tenga lugar.

Si eliges este camino, como un caballero fiel, debes tomar tu espada y escudo e intentar ingresar al bosque de tu desconocido interior. Y aunque esta búsqueda es noble, también es alcanzable. No se trata de buscar elevados ideales, obtener poderes extraordinarios o alcanzar una condición especial. Es, como las leyendas, cuentos y mitos sobre los que has leído, finalmente una historia, tu historia, simple, inexorable y tan natural como el latido de un corazón. Se trata de encontrar una manera de vivir plenamente, viviendo de todo corazón.

Reproducido con permiso del editor,
Inner Ocean Publishing, Inc. © 2002, 2015.
www.innerocean.com

Artículo Fuente

Sagrado egoísmo: una guía para vivir una vida de sustancia
por Bud Harris.

El egoísmo sagrado por Bud Harris.El analista junguiano Bud Harris argumenta persuasivamente que uno debe vivir de manera auténtica para ser un miembro completo, feliz, sano y un verdadero contribuyente de la sociedad. Esta guía esencial ofrece muchas estrategias que los lectores pueden usar para vivir una vida "sagrada y egoísta", desde analizar los sueños hasta llevar un diario detallado que enseña a los buscadores a entenderse a sí mismos, a su valor y a sus necesidades.

Info / Pedir este libro. También disponible en una edición Kindle.

Sobre el Autor

Dr. Bud HarrisEl Dr. Bud Harris tiene un Ph.D. en psicología de consejería, y un grado en psicología analítica, terminando su formación postdoctoral en el CG Jung Institute en Zurich, Suiza. Tiene más de treinta años de experiencia como psicoterapeuta, psicólogo y analista jungiano. Él vive en Asheville, Carolina del Norte. Visite su sitio web en www.budharris.com.

Libros relacionados

{amazonWS: searchindex = Libros; palabras clave = Bud Harris; maxresults = 3}

enafarzh-CNzh-TWnltlfifrdehiiditjakomsnofaptruessvtrvi

seguir a InnerSelf en

facebook-icontwitter-iconrss-icon

Obtenga lo último por correo electrónico

{Off} = emailcloak